:: Teoria Homiletica

Reseña Bibliográfica

Abel Aguilar. Homilética I: El arte de predicar. Instituto de Educación Teológica por Extensión. Miami: Editorial Vida, 2000.

por Pablo A. Jiménez

El arte de predicar es un manual para estudios por extensión o correspondencia. Aunque el mismo no lo explicita, parece diseñado para usarse con un libro de texto más completo. Por el corte tradicional de la teoría homilética que presenta, creo que el manual es compatible con los libros de texto sobre predicación más antiguos que hay disponibles en español, tales como Tratado de Predicación, de John A. Broadus, o El sermón eficaz, de James Crane.

La idea central del libro es que la predicación es la presentación de la verdad evangélica por medio de una persona. Esta definición está tomada de Philip Brooks, aunque Aguilar nunca lo indica. Desgraciadamente, Aguilar sólo usa términos masculinos para referirse tanto a las personas que predican como a la audiencia que les escucha. Por eso, afirma que “el mensaje siempre ha sido entregado a hombres por medio de hombres.” Usar este tipo de lenguaje excluyente hoy día es, sencillamente, inaceptable.

El propósito del libro es servir como texto en cursos básicos de predicación al nivel de Instituto Bíblico. El aspecto más positivo del libro es la metodología que emplea. Las “lecciones” (término que emplea en lugar de “capítulos”) están divididas en cinco secciones llamadas “temas”. Para cada tema, el autor ofrece aproximadamente una página de material seguida por preguntas y ejercicios. Los estudiantes pueden hacer los ejercicios para determinar si han comprendido el material. Cada lección comienza indicando su bosquejo y sus objetivos y termina con un repaso llamado “revisión general”.

El contenido del libro es deficiente. La teoría homilética que presenta es antigua, basada en el racionalismo inglés que ha dominó la predicación protestante hasta el 1960. El autor no demuestra conocer los avances recientes en el campo de la teoría y la práctica de la predicación. Su visión de la historia de la predicación es simplista, describiendo el período entre la Edad Media como un período oscuro donde la Iglesia olvidó su tarea misionera. Esta visión es errónea, pues durante la llamada Edad Media el cristianismo se extendió a varias partes del mundo. Podríamos seguir señalando otros defectos pero, para muestra, un botón basta.

Creemos que el libro no logra su objetivo. Apenas ayuda al estudiantado a preparar debidamente un bosquejo de sermón. Lo que sí debemos estudiar es la metodología del manual. Si usáramos una metodología similar con un contenido más sólido podríamos desarrollar cursos de predicación más amemos y efectivos.