:: Estudios Bíblicos

 

Reseña Bibliográfica

Pagán, Samuel. El misterio revelado: Los rollos del Mar Muerto y la comunidad de Qumrán. Nashville: Abingdon Press, 2001, 175 pp.

por Pablo A. Jiménez

(Esta reseña fue publicada originalmente en la revista Apuntes 22:4 (Invierno 2002): 158-159.)

 

Samuel Pagán, el prolífico hebraísta e intérprete bíblico, nos sorprende con una sólida introducción a la literatura hebrea encontrada en las cuevas de Qumrán. Este libro es producto tanto de una vida dedicada al estudio bíblico como de una reciente sabática en Palestina. El mismo sólo podría haber sido escrito por una persona con un dominio tan completo del hebreo como el del Dr. Pagán.

El libro tiene dos propósitos básicos. Por un lado, ofrece una introducción completa al tema de los rollos del Mar Muerto y de la comunidad que los produjo. Por otro, exhorta a la comunidad cristiana a estudiar estos hallazgos y a ponderar su impacto para la teología cristiana.

 

El volumen comienza con un ameno prólogo escrito por Luis Rivera Pagán. Le sigue un prefacio donde Pagán explica el propósito del libro. Después, ofrece nueve capítulos sobre el tema. El primero es un recuento histórico del hallazgo de los documentos en las cuevas de los montes que bordean el Mar Muerto. El segundo presenta las teorías mejor documentadas sobre los orígenes y el desarrollo de los esenios, la secta de habitó las cuevas y el complejo de edificios de Qumrán. El tercero examina el concepto de Dios que se desprende de los documentos. El cuarto analiza la escatología de los documentos, resaltando la influencia del dualismo persa en la teología qumranita. El quinto ofrece una detallada discusión de los cuatro tipos de manuscritos encontrados en las cuevas: textos bíblicos, deuterocanónicos, pseudoepigráficos, y sectarios. El sexto afirma la presencia de la mujer en las comunidades esenias, en contra de las teorías que describían a Qumrán como una comunidad monástica. El séptimo comienza a explorar el impacto de los textos para los estudios de la Biblia Hebrea, ya que en Qumrán se encontraron copias o fragmentos de casi todos los libros que componen lo que los cristianos llaman el Antiguo Testamento. Este capítulo ofrece ejemplos concretos del impacto de estos documentos para la traducción e interpretación de la Biblia. El octavo capítulo esboza el impacto de los documentos qumranitas en la teología cristiana. Finalmente, el noveno capítulo ofrece una bibliografía selecta sobre el tema.

Pagán demuestra conocer bien los documentos del Mar Muerto, ofreciendo en ocasiones sus propias traducciones. Conoce, además, la obra de aquellos eruditos que se han destacado por su trabajo sobre los documentos. Por ejemplo, cita continuamente la obra de Delcor, Vermes, y De Vaux. En español, trabaja sobre la obra de García Martínez y de la de Jiménez y Bonhomme.

En nuestra opinión, Pagán ha logrado conseguir su objetivo de presentar una introducción completa, aunque breve, al difícil tema de la comunidad esenia y los manuscritos de Qumrán. Si el libro tiene un defecto es precisamente su brevedad, pues esboza temas que no trata a profundidad. En particular, nos hubiera gustado que el octavo capítulo, que habla sobre el impacto de los documentos qumranitas en la fe cristiana, fuera un tanto más largo, colocando citas de textos neotestamentarios a la par de los textos esenios. Sin embargo, el libro tiene la virtud de preparar al lector para estudiar libros más complejos, que tratan los temas con mayor detalle. El libro es, pues, el comienzo, no el fin del estudio del tema.

Finalmente, afirmamos que El misterio revelado es un libro particularmente útil para aquellos maestros y maestras de Biblia—tanto a nivel de colegio bíblico como de seminario—que desean exponer a sus estudiantes a la literatura extrabíblica. Recomendamos el mismo con entusiasmo como libro de texto para cursos sobre el período intertestamentario y como material de apoyo para cursos introductorios al Nuevo Testamento.